5 rojo, par y falta.

Tengo el cerebro la mar de limpito. El viernes tuve una gran sesión de lavar y marcar a cargo de toda la gerifaltada de mi empresa, que durante todo el santo día nos tuvieron encerrados en una sala oscura con pantallas gigantes en las que proyectaban vídeo de autopalmadita en la espalda. La verdad es que si después de un día así no sales motivado, es que eres... una persona con criterio.

Pero no hablemos del contenido, sino del continente esta vez. El evento se concertó en el mismo lugar que el año pasado, el casino. Como meter a los súbditos en un lugar así y no darles acceso a la sala de juegos sería muy mal valorado en la encuesta de satisfacción, a la entrada te daban un "vale por una entrada al casino" y un "vale por un copazo no de los caros". Evidentemente, ambos vales fueron usados.



El interior del casino es un mundo aparte. Ya no es sólo que las tragaperras no digan "¡Avances!", sino que todo es lujo y elegancia. Baños de paredes doradas, biblioteca, buffet, trajes y corbatas impecables... Por supuesto las mesas de Poker, BlackJack y ruleta, y alrededor de ellas mucho chino y gente jugando sola. Sin amigos ni acompañantes.

Yo jugué 30 euros en la ruleta, y perdí 28,75. Entiendo que a la gente le cueste parar, porque a base de apuestas pequeñas puede que te lleves bastante dinero y siempre parece que la siguiente es la tuya. Pero a lo que no doy crédito es a la gente que juega con fichas de 50 euros. Sé que si sale tu número los 50 se transforman en 1800, pero si no, ¡se transforman en 0! Hay gente perdiendo 30 días de mi sueldo en 30 segundos. Gastando como si no costase ganarlo.
Me alegro de haberme sentido fuera de lugar, sé que mis ahorros están a salvo.

4 comentamientos:

Slim Ficky dijo...

No va más!!

Evinchi dijo...

Holaaaa, he venido por aquí a cotillearte, ya que en menéame siempre me parto con tus comments.

Un saludito.

Ucedaman dijo...

@Evinchi:

¡Bienvenida!, espero divertirte también con lo que veas por aquí.

¡Muchas gracias!

Black Hole dijo...

La solución es medianamente sencilla: ¡Cortarles las manos y taparles la boca!