Extremismos

Hoy me voy a meter en un jardín, pero es que hay cosas a las que no doy crédito.
Esta mañana se me quedaban los ojos como platos al leer esta noticia, por si no os apetece darle al link os la resumo:
La empresa española Zara, una de las más populares en Israel, se ha disculpado ante la comunidad ultra-ortodoxa judía por haber incurrido en lo que ésta considera un grave pecado: mezclar algodón y lino en una misma prenda. Esta mixtura está terminantemente prohibida por el judaísmo, al ser considerada un "híbrido" que va contra natura.
(...)
de la misma forma que la ley judía o halajá prohíbe el acoplamiento entre animales de distinta raza (...), la misma disposición debe ser aplicada para las plantas.

A mi las religiones de cualquier tipo siempre me ha parecido que se extralimitan de su cometido inicial. Ya sea por su naturaleza o por la interpretación que le dan sus representantes oficiales, llamense rabinos, imanes o sacerdotes.
A mi modo de ver la religión es una senda abierta al espíritu de cada uno. Simplemente una serie de preceptos sobre conducta moral, que el que abraza la fe de turno se compromete a seguir a riesgo de padecer el castigo que toque, consista este en ir al infierno o a donde sea.


Puedo llegar a entender que algunos credos se opongan a comer algunos animales con especial significado para ellos (llamese Vaca, cerdo, o pajaro dodo). O su postura ante temas escabrosos como el aborto o las relaciones digamos no-procreativas. Pero siempre porque están basando su código de conducta en unas escrituras sagradas que así lo describen explicitamente, ya que se trata de temas con siglos de antigüedad.

Pero en el momento en el que sacamos los pies del tiesto y entramos en el escabroso terreno de la libre interpretación de las palabras de los profetas para aplicaralas al mundo moderno, corremos el riesgo de ser -como dice el dicho- más papistas que el Papa. Escrituras de hace dosmil años no pueden servir como guía para dar una opinion sobre las transfusiones de sangre, la investigación genética o el uso de dos tipos de fibras en una prenda.

Por el mismo rasero, se seguiría lapidando a las adúlteras y desollando a los ladrones. Menos preocuparse de tantas memeces y más de promover el "ama a tu prójimo como a tí mismo" y el "no matarás", y especialmente en Israel.

2 comentamientos:

Anónimo dijo...

Lo siento, Uceda, pero desgraciadamente, todavía hay lugares en el mundo donde siguen lapidando a las adúlteras.

Lo de los ladrones no lo tengo tan claro, porque no sale en las noticias.

Saludos, y sigue así, que seguimos leyéndote desde Polonia (aka Poland).

Black Hole dijo...

Lo malo del tema es que las religiones son inamovibles en el tiempo, es decir, apenas se adaptan a los tiempos que corren.

Si ya nos parece que la iglesia católica es lenta de entendereras, otras religiones dan miedo con sus concepciones de los tiempos actuales :S