Días de Cine (y 2)

Bueno pues para estrenar la nueva plantilla (a la que le daré retoquitos) termino el momento Gasset de la semana con el maratón de cine Oriental al que asistí la noche del sábado. Probablemente estas pelis no lleguen al público en general pero por si se os plantea la coyuntura de verlas, que esteis preparados.

Re-cycle



Por culpa de los cuarenta minutos de retraso con los que comenzó The Illusionist, para cuando llegamos a la sala la película estaba dando sus últimos estertores. El poco argumento que pudimos discernir se resume en que una joven por circustancias que no conocemos, se ve llevada a un mundo fantástico regido por normas que una niña que le acompaña le ayuda a desentrañar, acompañandola hasta el tránsito de vuelta a nuestro mundo.
Veredicto: Parece arriesgado dar uno habiendo visto solo un tercio del metraje, pero los suspiros de alvio y los aplausos a las palabras "The End" me hacen no recomendarla.


Election II



El final del ciclo de dos años al mando de una "triada" china, obliga a que los miembros ilustres deban elegir un nuevo Delegado. En otras palabras, un clan de la mafia china debe elegir un nuevo jefe. Parece existir un solo candidato, que es el presidente y patriarca actual, pero el joven Jimmy, el hijo con el futuro más prometedor, debe elegir entre enfrentarse a su padre por el puesto o perder grandes oportunidades de negocio en Hong Kong.
Una película interesante que me enganchó pese a los ronquidos de los asistentes que me circundaban. Demasiado lenta para proyectarla de 3 a 5 de la madrugada.
Veredicto: La recomiendo, no como gran película, pero sí interesante para una tarde tranquila.

Tokio Zombie



Esta irregular comedia narra a historia de dos empleados de una empresa de extintores, que como tantos y tantos otros habitantes de Tokio se ven obligados a hacer desaparecer algo en el vertedero más grande de la ciudad. Tan grande es, que tiene nieves perpetuas en la cumbre y lo llaman el Fuji Negro. El problema viene cuando, los residuos que algunas compañías desechan en dicho vertedero traen de vuelta a la vida los cadáveres que las gentes han hecho desaparecer en él. Los dos ya citados empleados tendrán que usar a fondo su técnica en el Jiu-Jitsu para salvar Japón y para salvarse ellos mismos de los muertos vivientes.
Con un comienzo muy divertido, hacia la mitad se incluye demasiado diálogo y la verdad, el argumento es demasiado flojo para mantener a la gente entretenida si no es con hacerle pupita a los zombies.
Veredicto: Una excelente película para verla una tarde de botellón en casa de alguien.

Y luego emitían Executive Koala, pero como eran las seis de la mañana, nos fuimos a dormir y pusimos punto final a nuestro periplo por los cines de Sitges.

5 comentamientos:

kal·loh dijo...

Genial la crónica, siseñó.
Pero tengo que decir que efectivamente eres un gafapastoso de pro: se puede saber qué significa "preciosista"?
Esto demuestra además que los conjuntos de Frikis y Gafapastas no son disjuntos, no? :-D

applewhat dijo...

Pues a mí el cine chino/japonés no me acaba de llegar. Las únicas pelis que no me aburren son las de hostias, pero es un género que cansa por repetición. Aún así estoy abierto a sugerencias que me hagan cambiar de opinión.

La plantilla queda mucho mejor. Aunque sigues teniendo cierta tendencia a los colores afeminados, ésta tiene un toque futurista que mola.

Patch dijo...

Yo no ronco.

Y el gris sobre gris no me acaba de convencer. Sorry

El Miguelo dijo...

Pues yo sin dudarlo me quedo con esta plantilla. Elegante, sencilla y descansada para la vista.

Y lo siento pero el gris es un color tan afeminado como Bush se merece en Nobel de la Paz.

Fdo. El hombre del traje gris.

Ucedaman dijo...

Por alusiones

preciosista.

1. adj. Perteneciente o relativo al preciosismo. Apl. a pers., u. t. c. s.

- - - - - - - - - -

preciosismo.

1. m. Extremado atildamiento del estilo. U. m. en sent. peyor.
2. m. Tendencia al refinamiento y frivolidad excesivos del lenguaje y comportamiento, característicos de la sociedad francesa a mediados del siglo XVII.