Como los chorros del oro

Ya hemos mencionado las leyes de Murphy en capitulos anteriores, pero hoy nos vamos a centrar en la llamada "Ley de la gravedad selectiva" que se enuncia de la siguiente manera: Todos los objetos se caen al suelo de tal forma que causen más desperfectos.
Yo en mi habitual quejiquismo, anticipaba que hoy esta ley podría ser enunciada como El día que estrenas tu corbata más cara, se te cae el tomate frito.

¿Y es que a quién no le ha pasado? Bueno, igual no lo de la corbata a muchos de vosotros, pero seguro que si sustituimos corbata por camisa o camiseta sí. Es como cuando en verano con tu impoluta camisa de lino blanco y te compras un cono de chocolate del McDonalds, o cuando con tu traje negro te apoyas en la pared que lleva acumulando polvo desde que Fidel Castro empezó a echar barba... Lo haces sin darte cuenta pero estás firmando tu sentencia de muerte (o mejor dicho, tu sentencia de mancha)
Esto es lo que viene siendo la mancha sobre el dibujo de la corbata

Pues imaginaos cuando esta mañana me anudaba la flamante corbata que se vino conmigo de la tienda de la exposición de Escher (previo pago de un generoso soborno a la cajera). Me veía en el espejo y estaba ya pensando en saborear ese momento, que podía ser el último en el que viera la corbata libre de restos de salsa del pollo asado, café de máquina o tomate frito. Ese mal presentimiento me ha acompañado toda la mañana de hoy, durante el croasan mañanero (¡lo mejor del curro nuevo!), durante el café inaugural de la mañana, y por supuesto durante el arroz negro que he cogido para comer.

Sin embargo, por esas misericordias que da el destino a veces, he salido limpio de este trance. Aún no me explico cómo, pero bueno. Tampoco voy a darle más vueltas y disfrutaré del momento.
Ya sé yo lo que está pasando, me ha dado tregua el primer día pero me pintará un test de Rorschach el día que me la ponga y vaya a comer con alguien importante... lo tengo claro.

2 comentamientos:

Black Hole dijo...

No puede se rque semejante ley haya fallado, contraviene las reglas básicas del universo O_O

* dijo...

Cómo mola esa corbata!!! Me alegro de q haya salido indemne, hubiera sido una lástima mancharla...

Por otro lado, me sigue resultando surrealista imaginarte con traje y corbata, pero bueno... :)