La evolución de los términos

Es uno de los sitios que menos frecuento, así que seguramente haya lectores y lectrices que estén más puestos en el tema. Pero es que hoy he visto la segunda ocurrencia de algo que consideraba un hecho aislado y ya es hora de hacerlo constar.

El lugar del que hablo es ese en el que te quitan aquello que es tuyo y te piden dinero a cambio. Ese lugar que hasta ahora era conocido como "Peluquería".
Al principio la gente era coherente con la naturaleza y dejaba fluir la keratina de sus cabezas libremente, solo hay que ver las pelis de trogloditas. Pero claro, sabeis el calor que hace en el desierto y tal, así que los egipcios se tuvieron que inventar algo para quitarse la mata de pelo que agobiaba un tanto. Tardaron en cogerle el punto, solo hay que ver las pelis de faraones.
En la edad media ya establecieron la barbería como profesión, y empezaron a dejarse greñas hasta la mitad de la espalda pero con las barbacas cuidadas milimétricamente. Salvo los vikingos y los magos claro, solo hay que ver las pelis de caballeros.

El sector del barbero evolucionó hasta el siglo XIX, se buscaron un símbolo (el clásico cilindro a rayas con los colores del atleti) y empezaron a refinarse. Ya no solo cortaban pelo, enceraban bigotes y patillas con una simple navaja, que era el arma favorita de todos los sádicos de la época. Solo hay que ver las pelis del londres victoriano.

Y fijo que ha pagado una pasta por que la pongan la cabeza así...

En un punto entre esa era y nuestros días el barbero se especializa en una de las mitades de la cabeza, a los de la parte inferior se les conserva el nombre, mientras que a los de la parte superior se les denomina peluqueros (en portugal Cabeleireiros). Estos últimos adoptan como símbolo el secador de pelo y la revista del corazón, pero los almacenan en el interior del establecimiento. Y aunque al principio se limitaban a marcar, cortar y peinar, pronto empezaron los brillos, las mechas, los reflejos, y las mamarracheces en general. Solo hay que ver las series de adolescentes.
Todo eso ha desembocado en que hoy en día ya haya peluquerías que ha evolucionado a "Espacios de imagen". Lo prometo, ya había visto uno y hoy he visto otro. Dentro de nada en lugar de ir al peluquero la gente irá al ¿imaginero?.

Yo creo que solo se cambian el nombre para cobrar (aún) más caro, y encima, como ahora que te dejen trasquilones está justificado por las modas solo tienen que tener cuidado con no rebanarte las orejas, y tiempo al tiempo que nunca se sabe...

4 comentamientos:

Black Hole dijo...

En un espacio de imagen... ¿podría pagar con una imagen de un billete?

* dijo...

Me paaaaarto, señor Uceda!!! En serio, buenííiiisimo el post. Pero güeno-güeno, oiga, se lo digo en serio... No tiene más que ver las pelis de Mel Brooks...

Mangamoncio dijo...

La globalización extiende sus ponzoñosas redes incluso hasta las peluquerías...

Anónimo dijo...

¿No tiene algo que tenga que ver con la historia y evolución de la secadora del pelo?