Auricularipsis Now

No sé vivir sin música, allá donde vaya tengo que llevar el Mp3 con la música del momento. Del momento en el que esté yo, claro... A día de hoy llevo Yann Tiersen, Muse, Wir Sind Helden, dos discos de Guano Apes y un montón de canciones sueltas. El Mp3 es parte de mi, y como tal forma parte de mi avatar en Blogger. Pero a lo que voy, con estos antecedentes os podeis imaginar lo que me jode que vayas escuchando tu música todo feliz y de repente que tu oreja izquierda deje de oir. Al siguiente paso se oye un poco, y luego se pierde de nuevo. Te sientas y se oye, te levantas y se calla, te vuelves a sentar y sigue callado, haces todo tipo de contorsiones, pero has perdido el stereo para siempre.
¿A qué se debe esto? A el típico cable de los auriculares que en algún punto bajo el plástico ha dejado de hacer buen contacto. Si tus movimientos hacen que ambos polos se toquen, ese reencuentro se celebra llevando música hasta tus oidos (Pardiez, que frase más ñoña) pero el siguiente gesto puede echarlo todo a perder. Tendemos a resistirnos a aceptar que se nos han jodido los auriculares, y retorcemos el cable de manera que el doblez deje tocandose los extremos díscolos, andamos con más cuidado, incluso cambiamos el dispositivo de audio de bolsillo para encontrar una postura que le guste, pero sus horas están contadas...

Otro damnificado

Pues por esta situación tán incómoda he pasado cuatro veces en las últimas tres semanas. Tras un montón de meses mis auriculares Sony dijeron basta, como no podía afrontar el retorno a casa sin música, me compré unos flamantes auriculares Maxell increiblemente incómodos por tres euros en príncipe pío. Dos días.
Deseperado por su breve duración, me fui al hipercor situado frente al curro y me compré unos maravillosos Vivanco de tres euros, con un resultado mucho mejor: Una semana.
Mientras maldecía la mala calidad de los cascos low-cost, aprovechando mi visita a tiendas tecnológicas para lo de la PSP me compré unos auriculares TNS de 2'50€, que han dado lugar a la situación más absurda de todas. Al auricular izquierdo se le ha caido la almohadilla y ya no se oye. ¿¿¿¡¡¡!!!??? Ah... Esto fue el sábado asi que han durado 5 días.
Ahora mismo estoy con unos de Alsa, gracias al servicio Supra que hace meses me llevó a Ponferrada. Y en la recámara tengo los que vienen con la PSP, pero esos igual no los saco hasta que pasen los malos tiempos para la auriculírica. (Me avergüenzo de este chiste, pero...)

4 comentamientos:

Patch dijo...

Los auriculares de la PSP se oyen bajiiiiito.

Dkeovkiel dijo...

No te preocupes que los auriculares de Alsa son de la mayor calidad posible... Siempre y cuando los uses entre 0 y 24 horas :P

Y de una vez coge y gástate unos 10-15€ y cómprate unos auriculares decentes!!!

applewhat dijo...

Sé que no os lo vais a creer pero... auriculares de oferta en el Sabeco, 1 €, imitación de los que vienen con los ipod: llevo más de un año con ellos y siguen sonando. Y lo mejor de todo: el sonido tiene una calidad aceptable!!! (no he dicho buena, sólo aceptable).

Sin duda, la mejor compra en relación calidad/precio que he hecho en mi vida.

Anónimo dijo...

Si antes lo dices, antes se cascan mis auriculares del MP3... Menos mal que he descubierto que haciendo un nudo marinero, vuelve a sonar la música por el auricular izquierdo...