De aniversario

Cada veinte de noviembre (como siempre sin tarjeta)* celebro con cariño el aniversario de un hecho que, ha marcado cada vida de una manera distinta. A unos les ha hecho más felices, a otros más desgraciados, la mayoría dicen que gracias a ese hecho ganaron en libertad, aunque otros muchos presumen de estar mejor antes...
Y es que amigos, hace cinco años, me saqué el carnet de conducir.

Lo flipo pensando estando a medio camino de la primera renovación (el 20-11-2011, y por cosas como esa me llaman friki) apenas habré cogido el volante 30 días no consecutivos. Aunque he pasado por nieblas espesas de camino a Zaragoza, lluvias torrenciales camino de Zamora, he subido a volcanes en Lanzarote, a casi 2000m de altura en Covadonga, rodado sobre hielo camino del Monasterio de Piedra y hasta he ido por la M-30 en plena Gallardonada.


La verdad es que me gusta conducir aunque no sea asiduo. Y es que teniendo coche me iba a sacar más él a mi que yo a él. A lo mejor cada tres meses quiero coger carretera, así que alquilo un coche tres o cuatro días y voy donde quiero, por apenas 200€. Si tuviera coche propio, lo usaría para ir al curro, por ejemplo, y además de comerme algún atasco me gastaría esos 200€ en gasolina de forma mensual, más el seguro, revisiones, pinos para el retrovisor...

En cualquier caso, si alguno de mis lectores pensaba comprarme un coche en mi cada vez más próximo cupleaños, adelante. No seré yo el que le haga ascos. Además así con un poco de suerte, si me acostumbro a llevar siempre el mismo vehículo a lo mejor soy capaz de hacerme a las medidas y aprender a aparcar en línea. ¡Así es! No he aparcado en línea a la primera ni hace cinco años el día del exámen, que me vieron tan bien que me aprobaron sin hacerme pasar ese mal trago. A la que se examinó conmigo tampoco la hicieron aparcar, bastaba simplemente con que parara junto a la acera. Que pena que no echara el freno de mano.


(*) Frikipunto para el que diga quien cantaba eso (cambiando el 20 por el 9)

3 comentamientos:

kal·loh dijo...

Yo lo sé, yo lo sé!!! Es Cecilia!!
Venga ese frikipunto!!
Por lo que a mí respecta, el coche es como un hijo tonto: es un sacacuartos y no da más que disgustos. Ahora, que cuando te toca ir el en el metro de madrid (vuela) por cualquier causa, te acuerdas con anhelo de lo bien que vas en tu cochecito, con su radio-CD y su calefacción...

Dkeovkiel dijo...

Jolines... en unos meses me tocará ya renovar mi pobre carné de conducir... Qué tiempo aquellos en que creía que el coche era lo más mejor del mundo mundial :P

La verdad es que desde que estoy en Madrid, me alegro de no tenerlo aquí. Como bien dices, destrozaría mi pobre economía y no estamos para esas cosas realmente, aunque cada vez que voy a casa, me doy un montón de vueltas con él :D

Paranoid dijo...

Afortunados aquellos que lo renuevan pronto. A mi me quedan muuuchos años con el odioso y cutre cartón rosa...