Olimpismo

Aunque algunos piensen lo contrario, soy un habitante del planeta tierra. Y como tal, no puedo abstraerme de que a seis husos horarios de aquí se están celebrando unos juegos olímpicos. No sólo no tengo nada en contra de 15 días de deporte mañana tarde y noche, sino que es algo que me encanta desde Barcelona 92. Mi primer recuerdo olímpico (aparte de la flecha de Antonio Rebollo) es una prueba de remo en la que competía Melquiades Verduras. Y desde entonces, me encanta ver los deportes raros cada cuatro años.

Y es que no tiene ninguna gracia ponerte a ver fútbol en las olimpiadas, como mucho baloncesto o tenis, que con los juniors de oro y Nadal tenemos espectáculo asegurado. Lo suyo es verse la luchagrecorromana o las pruebas de ciclismo en pista, que no hay dios que las entienda (Por cierto, llevamos 3 medallas en este deporte, pero ¿alguien conoce un velódromo cerca de su casa?)


Como decía, me encanta tragarme las pruebas de los deportes más raros, en Atenas me vi lo poco que echaron de Tiro (y pillamos medalla), aquí ya seguía las andanzas de "Pirri" en los cuartos de final (esto es tres tiradas antes de que el pais descubriera que competíamos en Esgrima y habíamos pillado un bronce), maldije (o maldecí) al juez que dio como nulo el tercer levantamiento de Lidia Valentín...

Disfruto como un enano con esto de las olimpiadas, y en estas, gracias al internet que permite seguir al segundo las competiciones sin tener que estar ante la tele, me lo estoy pasando en grande. Un lástima que la realidad nos esté poniendo en nuestro sitio y echando por tierra las expectativas de 17-20 medallas que se calculaban días antes. Ser campeones de europa de fútbol, del mundo de baloncesto y número 1 en tenis te augura 3 medallas, pero en España basta para desatar la euforia. Menos mal que están ahí Llaneras, Mengual, Deferr y l@s chic@s de vela dándo la cara, pese a saber que la mayoría de sus compatriotas no se acordará de ellos hasta que se encienda la antorcha del 2012.

5 comentamientos:

Disquete enmascarado dijo...

Pues cerca de mi casa actual no, pero me suena que hay un velódromo en Chiclana, que por allí está Moreno Periñán, que inauguró el medallero en Barcelona

supergarban dijo...

Hombre, el caso es que en muchos deportes están quedando cuartos o quintos, que si lo piensas no está mal. Lo de la plata en vela es para matar al comité. ¡Malditos daneses piratas abordando barcos croatas! ;)

Brie dijo...

Pues yo había escuchado que esperaban 23 medallas... pienso como supergarban, quedar 4º o 5º es muy honroso ¡joe, que son la olimpiadas! pero eso la gente (sobre todo, la prensa, que no veas como se ceba con ello) no lo tiene en cuenta y las llama medallas de chocolate. ¡Qué coño! (con perdón). En BCN 92 fui a ver varias cositas y lo que mejor recuerdo me trae es la sensación de estar viendo algo grande, cada vez que un deportista daba un saltito o alguien metía una canasta, casi daba igual de qué país fuera, era emocionante... :)

perico dijo...

Esta claro que en Madrid no me suena ningún velodromo. Su proyecto lo anunciarán a bombo y platillo antes de la designación de los Juegos 2016. Si no lo conseguimos se olvidará el proyecto como tantos otros del 2012. En Mallorca si debe haber alguno por que casi todos los que participan son de allí, en el resto no se.

Por cierto, te veo un poco pesimista con las medallas (yo también) pero no vamos a estar muy lejos de las 17, ya lo verás.

supergarban dijo...

Es cierto que los periodistas se pasan un montón, cuando uno queda
4º dicen que "ha sido un fiasco", venga hombre, que son los JJOO, ¡que participa todo el mundo!