El gordólogo

Yo tenía mis sospechas, había estado recopilando sutiles indicios que hacían pensar que había algo que no estaba en su sitio. O quizá mejor dicho, había algo que empezaba a estar en demasiados sitios. Camisetas que me quedaban demasiado apretadas, más agotamiento del debido al echar una carrera hasta el autobús, la báscula marcando 10 kilos más... Sutiles señales, vamos.

La inmensa mayoría de la gente me decía (o me decíais) que no se me veía mal, pero yo no me sentía cómodo así que por mi cuenta y como ya os conté por aquí empecé a limitar la alimentación. El resultado fue el descenso de un kilo en una semana, pero luego vino el viaje a Amsterdam, los múltiples fines de semana fuera y tal. Al final la cosa quedó un poco en el aire. Y no solo recuperé el kilo, sino que gané otro más.


Así que aprovechando que el pisuerga pasa por valladolid y un par de buenos consejos y testimonios favorables, el martes me decidí a pasar por la consulta de un gordólogo, o nutricionista o dietista o como se llame. El chaval además es (o ha sido) el nutricionista del glorioso Atlético de Madrid, que no es que haya ganado muchas cosas pero jugadores gordos no tiene. Así que fui a ver qué opinaba de mi caso un profesional.

Y no sé qué opinará en su fuero interno, pero los hechos dicen que estoy entre 17 y 21 kilos por encima del peso que me corresponde. Y tomando estos hechos como base, no queda más remedio que ponerse a dieta en serio. Es la peor época porque viene la Navidad y esas cosas, pero existe la voluntad. Ya os contaré como va yendo la cosa.
Por cierto, una pregunta. ¿Existe algo tipo metadona, para la adicción al pan?

3 comentamientos:

Altea dijo...

Ahh!! El pan... viejo amigo..., esa corteza crujientita, el olor del pan recien horneado...
El mejor método para dejar de comer pan es... no comprarlo. Donde no hay tentacion no hay pecado. Ademas este metodo se puede aplicar a todo tipo de alimentos malditos. Excepto a los huevos. Porque reconozcamoslo, aunque no haya de nada, siempre tiene una para hacerse unos huevos fritos...

jabel dijo...

Puedes probar con los colines, después de comerte unos cuantos o bastantes, no tendrás tanta necesidad de comer pan. Y yo creo que no engordan porque yo los utilizo para quitarme la adicción a las patatas fritas, panchitos y derivados y de momento noto mejoría.

Saludos.

Mangamoncio dijo...

Amigo Ucedaman, de gordaco Jedi a gordaco pádawan: ¡¡las dietas no sirven para nada!! Lo que hay que hacer es cambiar los hábitos alimenticios. Fuera chocobollos, fuera galletas, fuera dulces (en general), fuera productos lácteos grasos, fuera embutidos, fuera alcohol (excepto algún vasito de vino de vez en cuando)... En fin, esas cosillas.