Es peligroso cruzar tu puerta...

...Pones tu pie en el camino y si no cuidas tus pasos, nunca sabes a donde te pueden llevar.
Bilbo Bolsón
Hoy tengo que parafrasear las palabras que el gran Tolkien puso en boca del Hobbit. En mi caso de hoy quedan:
Es peligroso fiarse de los carteles de Atocha. Pones tu pie en un tren y nunca sabes dónde te puede llevar


Engañado por las costumbres adquiridas durante el horario de verano (que en paz descanse), hoy no he comido en el curro. Calculaba que saliendo a las dos y media, tenía margen para comer en casa. No recordaba que en época no estival, la salida de los viernes está programada entre las 15:30 y las 16h

La cosa es que rayaban las cinco de la tarde cuando llegaba a Atocha a hacer el transbordo habitual. El cartel indicaba que mi tren estaba estacionado en la vía 4, y así era, así que bajé la escalera corriendo y salté dentro del tren mientras el silbato anunciaba el cierre de puertas. ¡Conseguido!


Entre las decenas de vías que salen de Atocha entrecruzándose, parecía que el par sobre el que circulábamos no era el habitual, pero el tren iba muy despacio, como si fuese a hacer un giro...
Evidentemente no lo hizo.
Excretando en la totalidad de lo que se menea, asumí que no quedaba otra que sentarse y dar la vuelta en la próxima parada. Así que tomé asiento fijándome en que muchos del resto de viajeros portaban maletas. Apróximándonos a Villaverde bajo, cuando iba a levantarme de nuevo el tren lanzó un nuevo pitido. Esta vez quería decir "Alejaos del borde del andén, que pienso pasar a todo trapo"

La preocupación alcanzó un nivel inquietante, así que pregunté a la chica de al lado por el destino del tren. La sangre se heló en mis venas al escuchar de sus labios "Albacete". Por suerte, antes de Albacete el tren hacía parada en Alcázar de San Juan, y Aranjuez, donde he podido dar la vuelta y tomar un tren que me ha permitido llegar a casa a las 19h ("sólo" dos horas después de lo planeado). Y sin comer.
Pero hay que quedarse con lo bueno, y son dos viajes a costa de Renfe por las vegas del Jarama.

5 comentamientos:

Disquete enmascarado dijo...

Los andenes de Renfe son muy tenebrosos, no sólo en Atocha sino también en Chamartín y sobre todo en Nuevos Ministerios, donde los carteles de qué tren hay en cada vía están lejísimos y cuando llegas a la vía ya han cambiado.

Una vez me monté en un cercanías en Chamartín y justo al cerrarse la puerta, cambió el cartel indicando de verdad a donde iba ese tren. Sólo faltó una risa demoniaca por la megafonía.
Al menos sólo perdí 45 minutos.

Brie dijo...

Eso es tomárselo con filosofía :D Si es que lo que no te pase a tí... :p

Black Hole dijo...

Sinceramente yo creo que los controles los tiene la Espe mientras suelta carcajadas siniestras y juega con el destino de la gente :P

MARIELI dijo...

jajajaja!!!!!

Slim Ficky dijo...

Y luego dicen de los cercanías de Barcelona. Si es que lo que no tengamos en Madrid...