Ana y los siete

Hace un par de veranos me di cuenta de que estaba dejando de lado los libros más típicos de la historia. Los libros que se citan en otros libros porque han pasado a ser considerados piezas clave de la novela moderna. Y es que siempre iba leyendo las novedades y las cosas que me mandaban en el colegio e instituto. En la facultad me dió por Stephen King y con el me dio para mucho leer, pero ¿porqué estaba despreciando a Dumas, Verne o tantos otros autores de novelas de éxito?

Así que empecé a irme a la biblioteca a coger ejemplares de los libros famosos que todo el mundo había leído (o debería haber leído). "El señor de las moscas", "El principito", "El retrato de Dorian Gray"... Esto sería más o menos en el verano del 2003, y ya entonces me quedé con ganas de leer el Diario de Ana Frank.
Hace un par de revistas del círculo (que me tienen contento, ya os contaré un día de estos) rescataron del olvido los diarios de esta niña "Holandoalemana" o "germanoholandesa" y los solicité.
¡ Alerta ! Más abajo destripo el final de "El diario de Ana Frank", si alguien no lo ha leido y pretende hacerlo y no conoce el desenlace, que no siga leyendo.


Pues ayer, tras apenas un mes de lectura alcancé las páginas finales. Era junio de 1944, los aliados estaban estableciendo cabezas de puente en la costa francesa. Las tropas alemanas estaban nerviosas, Los rusos avanzaban por el este. La guerra estaba viviendo el principio del fin.
Y a la vez, en una fábrica en Amsterdam, Ana Frank, sus padres, su hermana, un matrimonio amigo de la familia y su hijo, y un dentista alemán de confianza llevaban más de dos años de encierro en un viejo almacen. Dos años comiendo poco más que patatas podridas y viejas verduras. Dos años viviendo asustados cada vez que se oía un crujido en la fábrica, sin saber si era cosa del gato, de la policia o de los ladrones (a cuales más dañinos para un grupo de ocho judíos escondidos). Dos años sin poder abrir las ventanas los días de calor. Dos años en los que las noticias sobre los amigos, conocidos, vecinos y familiares solo hablaban de calabozos y trenes con destino a campos de trabajo...

Ese infierno tenía que acabar, lo más difícil ya había pasado. ya ni siquiera se pasaba por la cabeza otro final que no fuera el feliz desenlace que se tenían merecido. Y cuando llevado por el calendario y el poco peso de las páginas que quedaban al lado derecho del volumen, la ilusión era más grande, en lugar de la fecha del día siguiente y su correspondiente "Querida Kitty" aparece la palabra "Epílogo" y a continuación unos hechos que ya no eran la visión subjetiva de Ana, sino la fría objetividad de los datos oficiales...
Hacía mucho que un libro no me dejaba tan mal sabor de boca.

3 comentamientos:

Kikolin :-D dijo...

Jooooo... Me siento identificado con la primera parte de tu comentario. La segunda la he obviado porque (sé que es increible) tengo ese libro pendiente... He vuelto a proponerme dejar la PSP en casa y hacer algo más provechoso en la media hora de tren que me pego cada día... La vuelta suele ser de cháchara... Y compensa... Ya lo creo que compensa... Entre esos clásicos déjame que te recomiende uno. Robinson Crusoe. Es el típico libro que nadie lee porque sabe de qué va la historia, pero es grandísimo.

Anónimo dijo...

Que curioso, Isma esta leyendoselo ahora.
Cuando lo acabe, ya te contaré los efectos de ese libro en la preadolescencia.

Black Hole dijo...

Pues decirle a Kikolin que yo lo leí. Y un montón de Verne también, ale...

Pero sí, tampoco he leído este libro y me he saltado la segunda parte de tu entrada...

Hace tiempo que quería leerlo, pero se me había olvidado, así que lo pongo en pendiente ahora mismo :)