La panda del barrio

Vaya cachondeito esta semana ¿eh? Con la historia de los Latin Kings y la batalla del sábado pasado tooodo el mundo se ha acordado de que vivo en Alcorcón, la ciudad sin ley. Y no ha desaprovechado la oportunidad de tirar alguna pullita. La verdad es que es normal. El tema es serio, claro, pero uno no puede resistirse a tomárselo a broma cuando ve a los convecinos que han elegido para entrevistar en los medios de comunicación.
Pero bueno, aunque no sirva de nada, y sea solo una opinión personal desde la (a lo mejor) limitada visión que yo tengo. Quería que supierais mi versión de los hechos.

Alcorcón es un ciudad cosmopolita y abierta a la fiesta y a la gente de fuera. Su oferta de ocio llama a gente de varios puntos de la comunidad. Conozco gente que iba desde Coslada solo para hacer botellón, desde las Rozas para adquirir... digamos... "el chocolate que más pone a melendi" y hay un mesón gallego del que todo lo que sé es porque me lo ha contado gente ajena al municipio.

Hace más de 10 años que construyeron el Centro Joven y frente a él, las célebres canchas de baloncesto. Lo que vienen siendo las canastas, duraron puestas en su sitio entre una y tres horas, así a ojo. Pero no fueron las bandas, sino los gilipollas aislados, que es lo que más abunda.
Una vez inutilizadas las canchas para su uso baloncestístico, esa superficie plana y más o menos extensa se convirtió en el "territorio" favorito de los "skaters". Pasar por ahí suponía llevarte tu ración de Hip-Hop a los oidos... pero nada más. Igual que si pasabas por la plaza de San Pedro Bautista (SanPetaxx para los amigos) escuchabas punk, o bakalao chungo si pasabas por "Los pinos".

Aquí se ven las canchas y mi casa... no os digo na, y os lo digo tó.

¿Bandas? Pues yo diría que no. Simplemente grupos, como puede haber en un aula de instituto. Por supuesto que en todas partes hay exaltados, y siempre han dado problemas. Desgraciadamente Alcorcón también es conocido por los dos crímenes de "Costa Polvoranca" el primero hace años (una pelea que se fue de las manos) y el segundo hace menos por motivos racistas. Pero lo considero normal (normal no es, pero sí comprensible) dado que en muy pocos metros cuadrados hay un montón de locales de naturalezas antagónicas y con gente muy cocida.

Y yo creo que ese es el origen del problema, que los pocos de aquí, los pocos de allí y los pocos de allá vienen aquí a disfrutar de la oferta de ocio. Luego llega un gilipipas con ganas de montarla y hace el lío y se juntan todos. Y si no ese día, quedan para el siguiente fin de semana, en un sitio donde les venga bien a todos. Y Alcorcón está tan bien comunicado...
Yo sinceramente creo que ha sido una movida grande, muy grande, pero que no tiene que ver con lo que es la ciudad. Podría haber pasado aquí, en Leganes o en Alcalá. Podrían haber sido Latins, Punks, neonazis o metaleros. Y podría haber quedado en nada más que una pelea grande de fin de semana si los medios de comunicación no lo hubieran amplificado tanto.

Hay gente para todo, en todas partes.

3 comentamientos:

Black Hole dijo...

Queda dicho... ¡pues! :D

Toño dijo...

"¿Nadie va a decir nada?"

Pues yo digo que opino bastante parecido a ti, y que una cosa son los conflictos cotidianos, grandes o pequeños, y otra las imágenes mediáticas. Tranki Alcorcón

Chandler M. Bing dijo...

Yo vivo en Azuqueca, y tres cuartos de lo mismo. Aunque tuvo que ir la policía durante toda la semana por si había represalias... ¡Hasta me llamaron mis tíos de Coruña a ver qué pasaba!
Lo que pasa es eso, que como lo dijeron en la tele ya todo el mundo se preocupó. Pero en Guadalajara también hubo movida y no salió en ningún sitio.
Salu2
lapaginadepablo.blogia.com