El fondo para sueños

Un jefe mío me dijo una vez "En la vida hay cosas más importantes que el dinero, pero suelen ser muy caras". Como en prácticamente todo lo que me ha dicho en el tiempo que hemos compartido, tenía su parte de razón. Estoy seguro que la gran mayoría de las cosas que os han sacado una sonrisa de las de verdad en los últimos tiempos han sido cosas que no os han costado más de lo que cuesta un café, una entrada de cine o un par de SMS's.
Y es que las pequeñas cosas tienen ese encanto que nos llenan de pequeñas satisfacciones que por un rato nos hacen olvidar las grandes frustraciones.
Pero todos tenemos sueños, de los que cuestan dinero. De los que puede que no nos saquen una sonrisa a la cara, pero que nos completan el puzzle que todos tenemos en nuestra imaginación. Es como cuando éramos pequeños y teníamos todos los cromos de la colección excepto el de Fritz-carlos peleando con Fenster (Frikipunto en juego, ¿de qué serie hablamos?) y pagaríamos lo que fuese por tener ese cacho de papel con pegatina. Pues eso pero a gran escala.

Esta hucha no me vale, aunque tenga dentro 15 millones de euros, no sería capaz de romperla.

Conseguir esos sueños está al alcance de muy pocos, ya sea por limitaciones geográficas, espaciotemporales o en la mayor parte de los casos dinerarias. Pero es posible que algunos de ellos los dejemos escapar por dejadez. Me explico:
Uno no puede estar viviendo de sueños constantemente, aunque yo sea el primero que lo hace, pero no está bien. Así que lo que suele hacer la persona estándar es acordarse de vez en cuando de ese sueño, echar un suspiro y dejarlo escapar. O en el mejor de los casos piensa "Voy a hacer lo posible para cumplirlo" y lo hace durante unos días.
Pues os propongo una cosa que yo ya estoy haciendo; Hace unos meses oí a una de las chicas del programa "no somos nadie" decir que no la gustaban las monedas de dos euros, y que cada vez que tenía una, la guardaba en una hucha. Al cabo de un año abrió la hucha y con el contenido se pasó una semana en Acapulco.
Yo ya tengo mi hucha, aunque no tengo claro exáctamente cual es mi sueño, porque últimamente las cosas que me harían feliz, o valen tanto que no podría pagarlas ni guardando mi sueldo íntegro durante 15 años, o valen 2,50 (2 con carnet de estudiante).
De momento van ocho euros, y espero que siga creciendo de forma regular. Es bonito imaginar que un día se presenta la oportunidad de conseguir ese sueño, y se está preparado para hacerlo realidad.

2 comentamientos:

Black Hole dijo...

Puff.. eso habría estado bien hace un tiempo, pero en los tiempos en que se me avecinan, no voy a poder hacer otra cosa que ser complétamente meticuloso con el dinero que tengo... Vamos, cada céntimo debe tener un valor específico ahora xD

applewhat dijo...

Coño, eso lo llevo yo haciendo con las monedas de 1 y 2 céntimos desde que sacaron el euro.
Pero mis sueños no se parecen en nada a ir al banco un día y cambiar la hucha por dos monedas de euro, que fue lo que pasó.

Ah, se me olvidaba... LAÍSTA!!!