Brillo eterno de la mente inmaculada

Al parecer hay un decreto del Ministerio de Cultura que data de los tiempos del generalínfimo y que obliga a que todo largometraje que se publique en España ha de estar doblado al Castellano (una de las causas del déficit patrio en lo que a Inglés se refiere) y ha de tener un título en Castellano. Esto, que al fin y al cabo es una obligación de los traductores, acaba siendo una oportunidad para que estos desarrollen su inventiva. Por ejemplo, películas como "Ice Princess" acaban llamándose "Soñando soñando triunfé patinando".

Del mismo modo, una película llamada "Eternal Sunshine of the spotless mind" (traducción en el título), acaba bautizada como "¡Olvídate de mí!".  A mí el título original me evoca gafapastez nada más oirlo. Si luego además le añades que es una cita célebre acaba sonando a gafapastez de la pedante. Y si te enteras que la peli está dirigida por Michel Gondry la cosa ya se dispara. Sin embargo, con el título que le han puesto, y un Jim Carrey en la caratula, te esperas muecas y disparates. Y si te enteras que la peli está dirigida por Gondry ya te temes una sucesión de surrealismos infumable.


Por eso han pasado dos años desde su estreno hasta el viernes pasado, cuando yo la ví. Aún no he oido nada malo de este film sino todo lo contrario. La curiosidad se ha acabado disparando y no ha quedado más remedio que verla.
Así en resumido, lo que se narra es la curiosa situación en la que se encuentra Joel (Jim Carrey) cuando un día descubre que su pareja, Clementine (Kate Winslet), ya no sólo no le quiere, sino que no le recuerda. Joel se entera de que lo ocurrido es que han borrado de la memoria de Clementine todos los recuerdos que ésta tiene de él. Con el corazón destrazado, decide hacer el mismo borrado en su memoria y eliminar todo rastro de Clem.

Las paradojas mentales, visuales y espaciotemporales a las que el proceso da lugar son el terreno idóneo para que Gondry se deleite con remolinos delirantes de realidades pasadas mezclados con el futuro al que la esperanza de Joel se quiere aferrar. Una sucesión de románticos recuerdos salpicados de divertidas peripecias dentro y fuera de la imaginación del personaje de Carrey, hacen de "Eterno brillo de la mente inmaculada" una película para ellos y ellas. No es una gafapastez ni una patochada, es las dos cosas a la vez y ninguna. Son 108 minutos de buen rollo.

5 comentamientos:

applewhat dijo...

El guionista de la peli (cojonuda, por cierto) es un tal Charlie Kaufman, que tiene una filmografía bastante interesante (y extraña).
A destacar "Como ser John Malkovic" y "Adaptation" (traducida al español como "El ladron de orquideas", tocate los cojones)

Disquete enmascarado dijo...

Cojonuda, desde luego.
La vi con Applewhat esperando encontrar una peli más cercana a "Como ser John Malkovic" (que también me encantó) y pasó automáticamente a mi top de pelis como tres, dos o uno.

"La ciencia del sueño", también de Gondry, no está tan bien, tiene sus momentos pero la historia es directamente un disparate y el prota un lunático.

Dice mi chica que "Olvídate de mi" fue una de las pocas pelis que vieron sin pausas (en tiempos del DVD, esto es todo un logro) en casa de sus padres.

¿No la habéis visto? ¡Corred, insensatos!

Black Hole dijo...

¡Correré a verla!

Isinha Garabana dijo...

Es una de mis pelis bandera, me alegra mucho que hayas hablado de ella! :)
Sólo me apena que en la entrada la desemarañes, para mí la evolución de la trama, el ir atando cabos poco a poco es fundamenteal para disfrutarla de verdad.

Ucedaman dijo...

@Isinha: Pero si no he contao naa. ¡Todo lo que he dicho se descubre en la primera media hora!
Qué exigentes sois... :p